Español English Contactar

Llegan a PLOCAN nuevos drones, vehículos autónomos no tripulados, para vigilar el cambio climático en el Océano Atlántico. Son planeadores oceánicos, con autonomía para varios meses y cientos de kilómetros sin repostar (incluso años) controlados remotamente desde tierra y que trasmiten continuamente sus observaciones a través de los satélites a su base en tierra. Utilizan baterías eléctricas de larga duración, consumiendo muy poca energía en su movimiento, ya que planean continuamente utilizando las diferencias de temperatura del océano, tales como lo hacen las águilas o los cóndores en el cielo. Patrullarán en el paralelo 24 Norte,  al sur de las islas,  cubriendo en su navegación casi un kilómetro de profundidad con sus sensores, formando parte de una sección oceánica que cortará todo el Atlántico desde África a América en este meridiano.

La navegación tiene como objetivo vigilar la redistribución de calor que produce el océano Atlántico, para disponer de datos que puedan alertar con antelación de posibles cambios climáticos en Europa. Es importante señalar que el actual clima europeo está controlado por el calor que transporta el giro subtropical Atlántico desde latitudes ecuatoriales y que si este flujo de agua caliente disminuyera o cesara, Europa tendría un clima mucho más frío, cómo otras zonas de su misma latitud, tales como Canadá.

Este programa se desarrolla con la colaboración de Centros Europeos y Americanos, siendo liderado por el NERC (National Oceanography Centre, Southampton, UK) hasta el 2014 y en los que PLOCAN prestará su servicios como infraestructura científica tecnológica singular (ICTS).